Twitter response:

Categoría: Odontokids

El miedo al odontólogo se transmite de madres a hijos
El miedo al odontólogo se transmite de madres a hijos

Una investigación de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid ha revelado como el temor a visitar al odontólogo tan frecuente en las consultas pediátricas está motivado por el miedo que le transmiten sus progenitories, especialmente las madres.
Así se desprende de los resultados publicados en la revista ‘International Journal of Paediatric Dentistry’, que confirma la transmisión emocional de este miedo entre los miembros de la familia y analiza por primera vez los roles que desempeñan las madres y los padres.
Estudios anteriores ya habían identificado que los niveles de este temor de padres e hijos están asociados, aunque hasta ahora no se habían explorado los roles diferenciados de padres y madres en este fenómeno.
Según ha explicado al Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC) América Lara Sacido, una de las autoras del estudio, «junto con la presencia de transmisión emocional del miedo al dentista entre los miembros de la familia, se ha identificado el papel relevante de los padres con respecto a las madres en el contagio de esta fobia».
La investigación analizó a 183 niños de entre 7 y 12 años de la Comunidad de Madrid y a sus progenitores. Los resultados son consistentes con las investigaciones previas en las que se encontró que los niveles de miedo de padres, madres e hijos se encuentran correlacionados.
Los autores confirmaron que, cuanto mayor sea el nivel de ansiedad o miedo dental en algún miembro de la familia, más lo sufrirá el resto. El estudio también revela que los padres poseen un papel clave en la transmisión del miedo al dentista de madres a hijos al actuar como una variable mediadora.
«Aunque los resultados deben tomarse con las debidas cautelas, los niños parecen atender fundamentalmente a las reacciones emocionales de sus padres para decidir si los eventos dentales son potencialmente estresantes», ha afirmado Lara Sacido.
Así, la transmisión del miedo de la madre al niño podría verse influida; ya sea para incrementar o reducir la ansiedad por la reacción que el padre exhibe en el dentista.
Entre las posibles implicaciones de estos resultados, los autores destacan la necesidad de involucrar tanto a padres como madres en las campañas de prevención del miedo dental y tratar de hacer que los padres asistan a la consulta manifestando ausencia de preocupación.
«De cara a la atención en la clínica odontológica, el trabajo con los padres es fundamental. Que los padres vengan tranquilos es tan interesante como procurar directamente que el niño se relaje», ha apuntado la autora

El uso de aerosoles y la lactancia materna a niños que no son bebés incrementan la aparición de caries
El uso de aerosoles y la lactancia materna a niños que no son bebés incrementan la aparición de caries

Los dentistas han observado en los últimos años en sus consultas cómo las caries en niños han aumentado debido a una mala higiene, sobre todo en el caso de pacientes que usan aerosoles para tratar patologías respiratorias y en el caso de la lactancia materna en niños que ya no son bebés.
El Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife (España) insiste en la importancia de la prevención mediante una adecuada higiene bucal. Los padres deben, además, supervisar el cepillado de los más pequeños, al menos, hasta que cumplan los ocho años.
El uso de aerosoles produce, como efecto secundario, la disminución de la saliva, lo que provoca que los ácidos ataquen con mayor facilidad a la boca, por lo que debe extremarse la higiene tras su aplicación para evitar patologías bucales.
En este sentido, es fundamental cepillar los dientes después de la aplicación del aerosol o, si no es posible, que el niño al menos se enjuague o beba un vaso de agua y, en el caso de los bebés, pasar una gasa por las encías y los primeros dientes.
En cuanto a la leche materna, ésta es rica en nutrientes y también en azúcar, hasta el punto de que los odontólogos la equiparan a la leche condensada en sus efectos sobre el esmalte dentario.
La forma de beneficiarse de los nutrientes y prevenir problemas bucales es pasar, tras las tomas, una gasa por el interior de la boca del bebé, con el fin de arrastrar cualquier resto que haya podido quedar adherido a los dientes.
Debido a que cada vez las madres mantienen durante más tiempo la lactancia, dado los efectos beneficiosos que aporta para la salud del niño, debe extremarse la higiene de la boca de los pequeños y, en ningún caso, que éste se quede dormido tras la toma por la noche, ya que, en este periodo del día, se produce menos saliva, lo que facilita el ataque del ácido a las piezas dentales.
Asimismo, para evitar la conocida como caries de biberón, que además es de rápida evolución, no debe darse, en ningún caso, chupas al bebé, impregnadas de azúcar, miel o leche condensada, ni biberones con zumos no naturales, ni siquiera en el caso de que éstos no contengan azúcar añadido

La erosión dental es cada vez más precoz
La erosión dental es cada vez más precoz

El consumo creciente de refrescos, zumos de frutas y otras bebidas similares preocupa a los odontólogos a nivel mundial. Cada vez más, los jóvenes adultos, e incluso los niños, presentan lesiones dentales producidas por esas bebidas de alto contenido ácido. Los refrescos son muy criticados por su contenido en azúcar, cafeína y otras sustancias no siempre identificadas, pero, además, son particularmente ácidas. Consumidas a diario de manera regular atacan los dientes, que pierden el esmalte y se sensibilizan, alerta el cirujano dentista francés Pierre Colon, profesor de la Universidad Diderot (París).
Uno de los últimos estudios publicados en 2010, realizado a 2251 niños, demostró que a la edad de 12 años un 16% de ellos tenía al menos un diente erosionado, y a los 15 años, el porcentaje ascendía al 31%. Tanto las cifras como los dientes afectados varían en función de los países, la edad de los niños y los métodos de evaluación utilizados, pero el resultado es el mismo: la erosión cada vez más común de los dientes de leche sigue avanzando en los dientes definitivos a una velocidad preocupante

El consumo de agua embotellada en la infancia previene defectos en el esmalte dental
El consumo de agua embotellada en la infancia previene defectos en el esmalte dental

Una investigación realizada en la Universidad de Granada – España (UGR) ha revelado que el consumo de agua embotellada durante la infancia previene la aparición de defectos en el desarrollo del esmalte dental, así como las alteraciones en la mineralización de los tejidos duros dentales durante el periodo de formación de los dientes.
Además, este trabajo pone de manifiesto que los niños que reciben medicación habitual durante los primeros años de vida tienen más del doble de riesgo de padecer defectos en el desarrollo del esmalte dental que el resto. De hecho, el 60,3 por ciento de los escolares que participaron en este estudio y habían sido medicados de manera habitual presentaban defectos en el esmalte dental, según informa en un comunicado la UGR.
Para llevar a cabo este trabajo, se seleccionaron al azar cuatro centros escolares de la provincia de Granada, de Enseñanza Primaria y Secundaria. La muestra total de escolares estuvo constituida por 1.414 niños de 3 a 12 años , a quienes se realizó una exploración bucodental. Además, los padres que dieron su consentimiento rellenaron una encuesta enfocada a recabar datos relacionados con la salud materna durante la gestación y la salud general del niño en el periodo pre y postnatal.

Tipos de enfermedades periodontales en niños
Tipos de enfermedades periodontales en niños

Suele creerse de manera errónea que las enfermedades de índole periodontal se da en adultos, sin embargo, un gran porcentaje de casos se presenta en los más pequeños. Este es un repaso de estas dolencias en los niños.
Periodontitis agresiva: puede afectara la gente joven que es en otros aspectos totalmente saludable. La periodontitis agresiva localizada se encuentra en adolescentes y adultos jóvenes y afecta principalmente los primeros molares e incisivos. Se caracteriza por la pérdida severa de hueso alveolar, pero a su vez, los pacientes generalmente forman muy poca placa dental o cálculo.
Periodontitis agresiva generalizada: puede comenzar alrededor de la pubertad e involucrar la boca entera. Se caracteriza por la inflamación de las encías y por la gran acumulación de placa y cálculo. Eventualmente puede provocar la movilidad y posterior pérdida dentaria. Gingivitis crónica: es común en niños. Por lo general, provoca inflamación del tejido gingival, el cual se torna enrojecido y sangra con facilidad. La gingivitis puede prevenirse y tratarse con una rutina regular del cuidado dental, al cepillar, al pasaje de hilo dental y con el cuidado profesional.
Periodontitis asociada a enfermedades sistémicas: aparece en niños y adolescentes tal como lo hace en los adultos. Las condiciones que hacen que los niños sean más susceptibles a la enfermedad periodontal incluyen:
• Diabetes tipo I
• Sindrome de Down
• Sindrome de Papillon-Lefevre

Ortodoncia: sonrisa bonita, sonrisa sana
Ortodoncia: sonrisa bonita, sonrisa sana

La ortodoncia es una rama de la odontología que se encarga, principalmente, de que los dientes estén alineados de forma correcta y de que la oclusión sea la adecuada. Entre sus funciones también se encuentran la de guiar la erupción dental así como la de controlar el desarrollo de los maxilares.
No se trata simplemente de tener una sonrisa bonita. El hecho de que nuestras piezas dentales estén en una posición correcta aporta a nuestra salud más beneficios de los que pensamos y que van más allá de la estética.
Por ejemplo, hay estudios que demuestran que una gran parte de las afecciones que presenta la boca en la edad adulta están derivadas de una oclusión incorrecta y que, por tanto, podrían haberse prevenido con un tratamiento de ortodoncia.
En definitiva, los objetivos de un tratamiento de ortodoncia pueden sintetizarse en tres:
• Correcta oclusión dental y buena función bucodental.
• Mejora estética de la sonrisa.
• Beneficiar la salud bucodental

Cuidado dental a temprana edad
Cuidado dental a temprana edad

El cuidado de nuestra salud bucal es trascendental, pero el mayor problema con el cual nos encontramos es que los mismos se incrementan luego de presentarse los problemas, siendo una tarea que debe aplicarse cómo forma preventiva principalmente pero que muchos olvidan hasta que gran parte de su dentadura recibe complicaciones.
Es por ello que el cuidado debe fomentado desde pequeños, y por lo tanto marcaremos algunas pautas que le permitirán desarrollar un adecuado cuidado de las piezas dentales de nuestro pequeño resguardando su integridad y asegurándole una optima calidad de vida en un futuro inmediato.
La gran lucha de los padres modernos es con los dulces pero lo cierto es que son perfectamente evitables mediante la aplicación de hábitos alimenticios sanos, y el cepillado constante en caso de ingerirlos.
Las bacterias presentes en la boca de un adulto no son para nada similares a la flora que tiene nuestro pequeño, aun más si somos frecuentes consumidores de infusiones cómo café y por supuesto fumadores.
Para fomentar el cepillado le recomendamos que arengue a los pequeños ofreciéndole dinero, aunque le parezca que esto no debe ser así, es muy eficaz, y en última instancia el dinero que invertirá en el dentista para solucionar caries y otras problemáticas es infinitamente superior al que obsequia al niño por cumplir eficazmente con sus tareas de aseo y cuidado.

¿Fusión de los dientes ?
¿Fusión de los dientes ?

Si. Esta anomalía se caracteriza por la unión de 2 piezas dentarias formándose una pieza grande.Estas se unen con el diente vecino teniendo así un diente grande y que al contar los dientes del niño nos va a faltar uno, entonces eso nos va a apuntar que tenemos una fusión. La importancia clínica de la fusión y germinación ( otra anomalía ) es que la línea de unión entre estas dos piezas dentarias muchas veces produce un ESMALTO MUY DELGADO o muy invaginado y esto genera zonas de difícil acceso de higiene y por lo tanto zonas que son fácilmente proclives a CARIES.
No existe un tratamiento pero lo importante es la prevención de caries de estas piezas fusionadas , las medidas serán colocar un sellante e instruir de la importancia de las visitas para fluorización y del cepillado dental.

Pacientes autistas y su tratamiento bucal
Pacientes autistas y su tratamiento bucal

El autismo es un espectro de trastornos caracterizados por graves déficits del desarrollo, permanente y profundo. Afecta la socialización, la comunicación, la imaginación, la planificación y la reciprocidad emocional, y evidencia conductas repetitivas o inusuales. Los síntomas, en general, son la incapacidad de interacción social, el aislamiento y las estereotipias (movimientos incontrolados de alguna extremidad, generalmente las manos).
El manejo del comportamiento en personas con necesidades especiales está cambiando. Estos pacientes pueden presentar un mayor riesgo de patología oral debido a su capacidad disminuida de entender o participar en su higiene diaria y cooperar con los programas preventivos.
De esta manera, los niños autistas deberían acudir cuanto antes a la consulta odontopediátrica para tratar de establecer una familiarización con la misma y crear una rutina en la higiene oral..
Para ello, el odontólogo se reunirá con los padres, educadores y psicólogos si fuera necesario, sin la presencia del niño, para recoger en la historia clínica, toda la información relevante acerca de las características individuales del paciente con autismo.
Los niños con necesidades especiales requieren de consideraciones especiales, como en cualquier grupo de edad, en la planificación de su tratamiento dental.

¿Está ligado el período de lactancia a las caries?
¿Está ligado el período de lactancia a las caries?

A menudo se dice que la lactancia materna (en particular la que es antes de dormir) puede causar caries, al igual que dejar que un bebé duerma con un biberón de leche puede causar el fenómeno dental denominado boca de biberón.
La leche materna no se cree que permanezca tanto tiempo en la boca del bebé como la leche embotellada, porque la leche no fluye a menos que el bebé esté succionando activamente.
Además, la leche de la madre entra en la boca del bebé detrás de los dientes. Si el bebé está succionando activamente a continuación, también se la tiene que tragar, por lo que la agrupación de la leche materna en la boca del bebé no parece ser un problema.
Después que le salgan los dientes a tu bebé, puede que el estreptococo mutans se presente a través de la saliva tras el contacto con la saliva de la madre (u otro cuidador) del bebé. Para ayudar a prevenir la transmisión de esta bacteria al bebé, evitar cualquier contacto de saliva a saliva, tales como compartir vasos, cucharas y besos húmedos en la boca, masticar los alimentos para el bebé, o poner el chupete del bebé en la boca